Tengo un problema


Decir las palabras “lo siento” para algunos es sencillo, personalmente para mi es difícil, y no es porque no las pueda decir sino mas bien porque algunas veces no lo creo.

No es la mejor forma de pedir una disculpa, y menos por un blog, lo sé, pero es un inicio. Muchas cosas de las que hago en mi mente tiene lógica, sentido y razón de ser y se me olvida por completo o tiendo a ignorar que la otra persona (en este caso tu) no vives en mi mente… hasta ya muy pasado el tiempo. Sumado a eso el “lo siento” para mi no tiene mucha validez porque pareció en abuso. Pero se que lo tengo que decir y tengo como meta al tenerte frente a mi: decírtelo.

Si lo dije cuando acababa de suceder, pero no valía, te veías tan profundamente molesta, tan… indignada y yo tan impotente que solo me quedo confiar que me disculparías si en ti encontrabas algo que de mi valiera la pena rescatar…

y fue ahí donde temí. Temí porque una de las cosas que mas me agradan de ti para conmigo pesarían pero mas que el plomo, (el hecho de notar que no sabes de mi, porque no preguntas acerca de mi eso es lo que me agrada) cuando note eso pensé: si no me conoce ¿que va a encontrar que valga la pena rescatar?.

Temí mas… y me arriesgue a confiar en que notarias que fue un error, y confiar en que notarias que estaba arrepentido de haberlo hecho, que pudieras verlo alimentaba el pensamiento de que serias capaz de disculparme.

Puede verse muy dramático, exagerado hasta ridículo… pero pues. Para el Sábado en la noche los sms cortantes (que yo los interpretaba así) y la poca comunicación por el chat el día viernes me hacían pensar lo peor. Ademas de notar que seguías muy molesta.

“Buen día” y “Feliz noche” por sms… recibir tus respuestas alimentaron la esperanza, y la invitación de hoy que accedieras fue reconfortante.

Y las palabras no me salen…

No se si fue la culpa, o la platica sobre películas que no conozco, me hizo verte tan diferente, a lo que normalmente eres.

Y las palabras siguen sin salir, ordenamos café, y poco a poco te veía como normalmente te veo, trato de tocar el tema pero me arrepiento, no quiero echar de nuevo a perder el momento me empece a sentir cómodo… momentáneamente.

Te veo regresar a la mesa… y se que la incomodidad sigue. (bueno la mía, a ti te veía en control)… sera así que se siente la culpa… así debe de ser imagino.

El regreso a tu casa… yo sintiéndome sin agradarte. Y a ti cada vez mas distante. Aunque la despedida fue similar a otras ocasiones  a mi culpa y a mi, no nos fue igual.

Cuando te digo que me has ayudado, es en cosas como esta, porque tu quizá no lo notes pero me haces pensar, me haces ver através de mi para poder mejorar estas cosas que yo se que me cuesta porque no le había tomado importancia.

Tu causas ese efecto en mi.

Quiero disculparme apropiadamente, quiero hacerte ver que tu enojo lo entiendo el día que hice mi mala “acción” (que ya no la considero como broma). Quiero hacerte ver frente a frente cuan importante eres para mi, y la magnitud que tuvo la revelación de mi acción.

Acepto el costo y aunque no tengo ni idea (así NPI) de como remediarlo mas que como te lo prometí, es algo que JAMAS volverá a pasar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s