El trabajo ideal


Esto suena como a utopía, casi algo imposible… Según las estadísticas (según recuerdo) casi el 75% de los guatemaltecos temen perder su empleo, el 85% (aproximadamente) dice que no gana lo que debiera, por lo tanto no esta satisfecho con su trabajo y todos sabemos que al no estar satisfecho o contento con lo que se hace para vivir, pues se tiende a hacer mal.

Al final es triste, trabajar para poder medio pagar la vida que podemos tener. Una vez escuche en el pasillo a un jefe referirse a su sub-alterno “mano, ¿a vos te gusta tu trabajo?” – Si –  le contesto el otro, “y ¿porque no lo estas cuidando?”. En una empresa somos números dice mi papa tenemos una vida útil hasta que somos necesarios mientras seamos un beneficio para la organización tendremos un lugar, después o antes de eso no.  Una vez entendido eso lo que hagamos con el puesto que nos corresponde es el cuidado que nosotros le ponemos al lugar en donde trabajamos.

Me viene a la mente “Don Rafita”, aquel señor de tercera edad que pasaba barriendo las cuadras de la colonia por donde vivía en mi adolescencia, un doñito casi ciego, muy sordo pero con la necesidad de salir a la calle todos los días  a hacer una tarea que muchos quizá no veían, pero no por eso la hacia mal o faltaba alguna vez, muy responsable el don.

Otro ejemplo, Doña Irma… wow señora para sorprenderme tanto, pese a que la conocí solo como 3 meses en mi anterior lugar de trabajo note en ella una dedicación que rara vez se ve, en primer lugar le sabia el nombre a los 36 pendejos que trabajábamos ahí, sabia cual era el gusto de bebida de cada uno (la señora era la encargada de mantenimento: hacer café, limpiar el área de cafetería en realidad hacernos la vida mas sencilla para que nosotros no perdiéramos el tiempo en levantarnos y hacerlo por nuestros propios medios), sabia cual era los pachones de cada uno, la cantidad de azúcar que nos gustaban en nuestro café y a la hora que lo tomábamos, llevaba para vender panes (caros eso si pero pues, era hasta allá asi que valían lo que se pagaba) , mantenía una pequeña venta de galletas que a mas de alguno le salvo la vida con las hambres nocturnas que se pasaba.

¿Como lo hacia?, porque le gustaba su trabajo, estos dos personajes (no lo se a ciencia cierta) disfrutaba de lo que hacia y siempre buscaba la forma de hacerla mejor, claro Don Rafita modificaba su ruta para hacérsela menos monótona y no tenia mucha relación con las personas, mas allá de que alguien le solicitara cortar la grama de su jardín o trasladar una que otra bolsa de basura, doña Irma en cambio si, prestaba atención suficiente para saber como a cada uno le gustaba la preparación del pan, y preguntaba si como nos lo entregaba era de nuestro agrado, eso es servicio al cliente. La señora sufría de un problema en sus piernas por lo que fue suspendida, y ella sentía la necesidad de seguir trabajando pero en el resto del tiempo que trabaje ahí ya no pudo regresar, su problema ya no la dejo.

El trabajo ideal no hacemos nosotros, considero que:

  1. Aceptando que es el trabajo que podemos o que queremos tener
  2. Viendo que haciendo bien lo que nos corresponde podemos irlo mejorando
  3. Aprender a ver la otra cara del trabajo, creer que lo que hacemos es importante aunque sea pequeño o rutinario
  4. Siempre tratar de resolver un problema que es rutinario

A un amigo le he dicho, “si haces exactamente todo por lo que te contrataron jamas vas a cambiar de puesto”, simplemente porque no se le ve iniciativa o una responsabilidad por querer tomar otro tipo de responsabilidades, se acomoda a estar en donde inicio y aunque se queje no conviene moverlo porque hace bien su trabajo y lo conoce bien entonces ¿para que cambiarlo? y asi ha ido viendo como los que iniciaron a la par de él han ido cambiando de puestos. ¿es por capacidad? no lo creo, mas bien es por actitud, él definitivamente no esta en su trabajo ideal.

De mi parte he tenido el privilegio de trabajar desde que inicie en algo que me gusta, compito contra mi mismo (y soy un duro adversario), pongo de mi parte, investigo, pruebo, propongo muchas veces no por el bien de la empresa, sino por probarme a mi mismo, de esa cuenta en mi primer trabajo formal logramos la transmisión en vivo de eventos, con limitantes y fallos pero lo logramos cuando el “ingeniero” que se haría responsable de eso como consultor no lo pudo hacer, se logro armar una red por luz eléctrica y ahí fue mi primer contacto con linux (que los invito cordialemente a probar), cuando nadie mas quería probarlo o hacerse responsable, eso me ayudo a formar un plan de trabajo que me permitiera controlar el tiempo, mi tiempo haciéndome mas necesario y mucho mas rentable. Logre tener mucha credibilidad y tener privilegios que otros no tenían.

En mi segundo trabajo fue un poco mas sencillo, ya venia con el ritmo del anterior trabajo y mi propia perseguidora por sentir que estaba muy detrás de todos, cambie muchas cosas y todos notaron mi presencia, mi credibilidad crecía y la confianza en mi estaba en buen nivel. Implemente linux para reducción de costos plan de trabajo para dar mantenimiento sin afectar al usuario, un sistema de backup autónomo controlado remotamente y se mejoro el servicio al cliente.

Eso fue la plataforma para las grandes ligas, tuve que bajar de nivel para aplicar a la empresa que fue mi tercer trabajo, y ahí empezó lo bueno, con sacrificio me puse a nivel de los que ya venían trabajando en la trans- nacional, con un poco mas de esfuerzo a algunos los sobrepase  y llegue a ser jefe de los que ya tenían mas tiempo que yo, y luego llego el tiempo de retirarme (no tan a mi gusto pero luego entendí que fue necesario) a la larga ya no estaba comodo.

Hoy me encuentro aplicando todo lo que he aprendido, y me siento completo; he logrado en la empresa una conciencia y hacer valer mi autoridad, se ha visto el cambio y mis jefes están contentos con ello y lo mas importante es que YO ME SIENTO FELIZ. El viernes estaba orgulloso de presentarle a mi papá mi propia oficina con vista al bosque y poder darme el lujo de salir a darle un tour a la planta de producción sin necesidad de pedir permiso a nadie y no es porque abuse sino porque he luchado por tener ese beneficio. Poco a poco fui aprendiendo a como venderme mejor y a lograr conseguir lo que quiero sin pasar sobre nadie.

Hasta ahora solo he tenido trabajos ideales porque como repito, trabajo en lo que me gusta y apasiona, (aunque no se note). Si todos nos sintiéramos mas seguros de que el trabajo que tenemos nos da la capacidad de “pagarnos” la vida que queremos quizá hubieran menos frustraciones, pero como no es así y tenemos que aprender que la vida es cara y que se necesita salir disparado de la casa a las 4 o 5 am (hoy yo me voy de mi casa a las 7 am. a un trabajo al que entro a las 8 am y salgo a las 5, sin trabajar fines de semana ni tener turnos), para regresar a la casa a las 10, u 11 es un sacrificio que tenemos que hacer para que ya de mayores no lo tengamos que seguir haciendo.

Cuesta trabajo conseguir el trabajo ideal, pero no es imposible… y no es sencillo, no se consigue deseándolo nada mas, se tiene que ir aprendiendo sobre la marcha. Todos los trabajos nos pueden dejar cosas buenas, mi primer trabajo me dejo una buena relación sentimental y amistades que hasta el dia de hoy sigo teniendo en comunicacion, mi segundo trabajo me dejo excelentes amigos que Dios me ha permitido verlos evolucionar hasta convertirse en esposos/esposas y orgullosos padres, mi segundo trabajo me dejo un gran tutor (que por cierto ya me tengo que poner en contacto para saludarlo) amigos y una gran, gran experiencia (fruto de metidas gruesas de pata),  y mi trabajo actual, que ya me permite tener una vida social mucho mas activa, buenos compañeros de trabajo y amigos que se están convirtiendo en algo significativo.

(Cabe mencionar a una colocha consultora que me ha sorprendido desde el día que la conocí en mi tercer lugar de trabajo que me ha permitido ser parte de su vida a un nivel que me hace sentir especial de una forma extraña… y si ese seria otro post).

En fin, lo que quiero decir que el trabajo que tienen lo pueden hacer o muy agradable o muy desagradable, si no les gusta tienen una opción: buscar otro. Cuesta yo se que cuesta pase casi 6 meses sin empleo el año pasado, y quizá muchos de ustedes también lo han experimentado, excusas sobran, depende de ustedes el gastar energías en justificar algo que gastan lo mismo si lo cambian así que como siempre, la elección es propia quitense el miedo y busquen un trabajo que los  haga felices, no miserables.

acá el link al blog del compañero

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s