Guatemala


Tengo la ventaja de vivir como en tres mudos diferentes, conocer un poco de casi toda Guatemala y quiza conocer lo mejor de cada lugar.

Semug-champey, Quiriga, Abaj-Takalik, Las Ruinas de Rabinal Achi, el pozo vivo, El biotopo del Quetzal, El volcan de pacaya, el volcan de agua, El Santiaguito, haberme perdido buscando la piedra del jaguar en las montañas que colindan de Baja Verapaz con Quiche, Fraijanes, Palencia, San Martin Jilotepeque.

Participado del Baile de la Conquista, jugar “chajalele” (ojo el juego el de pita con un disco en medio), haberme hecho experto en:

  • Trompo
  • Capirucho
  • Cincos
  • Yo-yo
  • Tenta
  • Escondite
  • Electrizado
  • Policías y ladrones
  • Kit-ball
  • Arranca cebollas
  • Cervatanas con lapiceros bic en la clase
  • Guerra con la cascara de naranja
  • Toca timbres

Y por mis viajes descubrirme comiendo jocotes verdes en una parada de bus mientras la camioneta llega, tomar agua de algún chorro que me quedara en el camino e ir a bajar mangos verdes a pedradas del palo.

Como niño y con el privilegio de vivir en pueblo cada diciembre ir a recorrer el rió, juguetando con el perro para lanzarle piedras y ver como trat de morder las gotas de agua que se levantaban después de  ir rebotando sobre el empedrado sendero que deja el agua al pasar, luego cuando la tarde cae tomar mi bicicleta pasar por una tostada de frijol, salsa, aguacate o mixta con un vaso de atol en la esquina, saludar a la dueña y con Q5.00 darme una gran comida; seguir mi camino a casa, haberme sentido seguro de que lo mas peligroso que pudo haberme pasado es que algún borracho se me atravesara mientras daba la vuelta en alguna esquina y me botara, o que la llanta de la bicicleta se me pinchara.

En las mañanas de esos días salir con mi abuelo temprano a ir a buscar la vaca para ordeñarla y beber un vaso de leche “al pie de la vaca”, pasar por la plaza para comprar lo del almuerzo y tomarnos el tiempo necesario para saludar a los de las ventas, vivir en realidad una sociedad donde se entendía que todos somos parte de la misma casa. Por supuesto, ahí tenia que … 8… 12 años y no lo entendía, por supuesto que no me gustaba viajar 4 o 5 horas en camioneta apretado, entre sudor y gente desconocida pero ahora que lo veo es un privilegio que no muchos tuvieron: cortar sus propias naranjas, ir a sacar su propio echintal, sacar los huevos del gallinero, ordeñar su propia vaca.

Nada como las naranjas de Rabinal, su color, su forma y su jugo (el sabor no tiene igual).

Son cosas que me vienen a la mente cuando pienso en Guatemala, luego me paso a Nueva Santa Rosa, pueblo que lo vivi ya pasados mis 20, partidos de basket-ball, pasada la media noche, salidas en carro a la 1 de la mañana, trabajo, cocina, inundaciones por dejar chorros abiertos… que vida.

Salir a la calle y que te saluden aunque sea la primera vez que te vean, recorrer los caminos de terraseria en el pick-up de mi papá y saltar por los puentes que el mitch dejo destruidos ademas ver que el tiempo lleva su propio ritmo y que no ganaba nada con levantarme corriendo, hacer las cosas corriendo porque bajo ninguna circunstancia haría que el tiempo avanzara mas rápido… o mas lento.

Recorrer Quiche, Huehuetenango, Alaska, Retalhuleu, Coatepeque, La maquina, El Centro 1 y El Centro 2, Escuintla… Gracioso en Huehue el cafe se me enfriaba casi saliendo de la cafetera y en Escuintla no queria ni verlo, ahi el helado Sarita manda y se derrite antes de poder ser cobrado.

Haber aprendido a manejar en del Centro 1 a Retalhuleu fue una experiencia, en pleno tiempo de safra y los cañeros de doble remolque, sumado a los camiones de doble remolque de la Gallo hacían que rebasarlos fuera casi imposible, y para un aprendiz de piloto ni se diga.

Tener un apartamento en Nimajuyu me hizo ver un lado de la cuidad que no hubiera conocido de otra forma, circular por la Avenida Petapa en bus, y zumbar a pasar en carro por la Atanacio Tzul… Haber caminado desde el fin de la Roosevelt hasta el trebol desde la 1 a las 3.30Am para poder conseguir un taxi mas barato, saliendo de un “convivio” que era mas un chupe con dos amigos mas… no sé como no nos asaltaron por ahí.

Con los amigos haber acampado en Semuc-Champey, filosofando sobre lo que nos esperaba de la vida, viendo el día caer sobre esas aguas que dan un espectáculo único, el amanecer en el volcán de agua, la lava pintar de rojo la noche estrellada en el cráter del pacaya, los paisajes que se forman en los atardeceres y el aroma a una piña recién cortada, la tierra mojada, las lluvias de granizo, el frió intenso de xela, y el agua refrescante de los nacimientos de agua.

Guatemala tiene naturaleza, gente, historia y mucho color, la textura de sus tejidos, la variedad de climas y el contraste de cada persona que acá habita, tenemos cosas buenas y malas todo depende de como se vea y con quien se vea.

Mataquescuintla lugar de bellas mujeres al igual que Chiquimula, tenemos un lago de azufre, un árbol petificado que esta en jalapa, una Escuela de Educación agricola que supera a muchas universidades a nivel latinoamericano y compite contra los “Zamoranos”, carreteras que desafían la gravedad y permiten a los carros avanzar en neutro aun cuando van en pendiente, café que es vanagloriado en Francia y pagado como oro, tradiciones, lugares que evocan tiempo, lucha y belleza, arquitectura única, arte único, música sacra, la marimba.

Guatemala esta en todos lados, en el aire con los barriletes de Sumpango, en el agua con la prosesion de Amatitlan, dentro de la tierra con las gruas de lankin, Sobre la tierra con los cultivos de café, banano, mango, fresas, nisperos, chicos, chico zapotes, piñas, palmito, Jocote, Jocote de marañon, hule… En diciembre con los nacimientos, en la musica con la marimba y las obras de música nacional, literatura con Jose Milla, Augusto Monterroso y su cuento mas corto.

Chavas, patojos, güiros, chuchos hacen de la vida diaria algo que solo acá pasa; el brocha, el chiclero, la del atol: gente que en todos lados podemos ver. El telele, shukake los niveles de susto que se pueden sufrir, las chelas que nunca faltan y las chingaderas que se arman, los cuates que siempre estan para cada chupe que se arma. Chencas que se comparten con pisto bien ganado en el chance, lenes que alguna vez nos sobran para algún cuquito, traidos prensandose en una esquina, chiflidos que se escuchan al volar pata por la capirucha. Churrascos de los que se comparten casacas entre los viejos, la llorona junto con el sombreron que corrigen a los que se portan mal y se los lleva la tiznada cuando hay mucho que hacer, no hay nada que no podemos hacer, no hay ninguno mejor que nosotros.

NOSOTROS COMO GUATEMALA

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s