Mil maneras


Francamente nunca pensé que publicara mas sobre cosas tristes, al menos no en este blog, que sobre eventos positivos que resultan de experiencias malas como buenas, al menos era mi percepción. 

Pienso que aunque tengamos mas de una razón para vivir, solo hay que encontrar una por la cual vale la pena vivir, pero eso si: debe de ser para nosotros mismos; no creo que podamos vivir la vida en pro de otra persona y mucho menos en pro de algo físico. 

Por mi vida han cruzado preguntas tan sencillas que no necesitan respuesta, 

  • ¿de que esta hecha el alma?
  • ¿porque nacemos?
  • ¿porque morimos?
  • ¿porque el tiempo no corre igual para todos?

y muchas mas, ¿me excedo filosofando?; es lo único que tengo que hacer luego de dedicarle un tiempo a las actividades diarias, quizá hasta entre las mismas actividades salta algo que genera una luz a las preguntas.

¿Existe Dios?… para mi si, de una manera extraordinaria que nos acerca tanto a una respuesta exacta que termina en paradoja, encontramos mas de mil razones para no creer en su existencia pero a nosotros los creyentes nos basta una y no es porque no tenga explicación  sino porque la respuesta es tan practica. Al final el plan se hila tan bien y de una manera tan exacta que resulta en el trabajo que siempre deseaste, en la mascota que necesitabas o la persona que esperabas, aunque estés gateando entre el lodo, no importa. 

Cosas buenas le deben de ocurrir a las personas que según su creencia están haciendo las cosas bien, ¿porque lo malo?, quizá sencillamente no estamos haciendo todo lo que sabemos que somos capaces de hacer.

Cierto terminas cansado el día, avanzaste un montón en tu trabajo y hasta te promovieron,  mas dinero, mas responsabilidad y menos tiempo, ¿te dio tiempo para hacer por alguien algo hoy?. 

No digo que yo lo hago, porque no todos los días puedo hacer algo por alguien, pero una vez que inicie trato de seguir haciéndolo, luego se le suma otra actividad y continuo, es parte de como soy; me hace sentir bien.

Tengo días malos, en los que me siento que quiero ser un avestruz y esconderme del mundo, pero luego recuerdo que tengo una razón para dar la cara, ¿orgullo? naaa, hasta hoy algo por lo que me sienta orgulloso no ha llegado, simplemente vivo y hago las cosas como me gustaría que fueran: sin exigir, sin esperar y, esto es lo malo que debo de quitarme, sin confiar. 

Creo que como todos yo también tengo mis mecanismos de autodestrucción, hasta hoy no he mejorado sino estoy al limite aunque espero que eso cambie en un futuro cercano, porque te pase una vez esta bien, dos veces es como un recordatorio, tres veces es que ya hay algo mal y cuatro veces… no creo que me salve. 

Para algunos su razón de vivir es la responsabilidad que adquirieron al ser padres, otros es la sensación que les produce estar con una dama, unos mas viven por la adrenalina que les produce el riesgo, y porque no otros por el dinero. 

Sea cual sea su razón para seguir viviendo solo traten de que sea por lo que les produce a  ustedes, no por alguien mas si no esto ya no sera vida.

 

– sean buenos – 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s