Eso que llaman el futuro


Diga usté que sí, señora!

El día de mañana. Qué bonita imagen para referirnos a dentro de veinte años. ¿Qué queremos para el día de mañana? Al parecer, debemos decidirlo en la década de los treinta. Así viene recogido en el manual de convenciones sociales. Tenemos que saber qué vías de tren vamos a recorrer de aquí hasta que nos muramos. No vale la improvisación. Hay que asumir una hoja de ruta y aplicarla con estricto pragmatismo. ¿Cómo se nos puede ocurrir vivir al día? ¿Quién se atreve a rechazar ese maravilloso plan de matrimonio, niños, hipoteca, vacaciones en agosto en el pueblo, tuperwares de la suegra llenos de cocido, cenas con amigos para hablar de universidades y carreras de futuro para la prole, debates acerca de la decoración del salón y discusiones acerca de la pérdida de romanticismo? Si usté lo hace es directamente un marciano, un ser de otro planeta, un individuo asocial…

Ver la entrada original 335 palabras más

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s