Otra vez navidad


Ha empezado a suceder algo extraño, el día de ayer una amiga me pregunto “¿como has estado?”, llevo que… 10 años de conocerla y es la primera vez que ella me pregunta algo así.

El sábado sucedió algo similar, una amiga diferente me pregunto lo mismo y hasta cuestiono el por que nunca cuento como estoy o me siento… y hoy caí en la cuenta de porque se dieron estos dos eventos. 

Image

 

 

Estamos de nuevo en estas fechas, en donde las personas se empiezan a ver diferentes y actuar de una “buena manera”, donde todos los recuerdos bombardean la conciencia y actúan como creen que es correcto.

Buenos deseos para todos, abrazos por redes sociales, publicaciones bonitas, los mensajes bíblicos inundan mi TL, rebalsan mi muro, buscan reunirse, buscan conversar para ponerse “al tanto” porque “hace tanto tiempo que no se ven” (un año para ser precisos).

Si usted querido lector/lectora es uno de estos personajes, hasta acá puede dejar de leer, en las siguientes lineas tirare a matar.

 

No detesto a la navidad por lo que es, mas bien por el tipo de gente en la que se convierten muchos de los que veo en la calle, gente que automáticamente es saliendo el árbol gallo y se ponen dadivosos, las monedas abundan a los que piden por la calle, todo les parece muy buena idea y el anuncio de coca cola es lo mejor que han visto. 

Canciones navideñas que suenan en cualquier lado, Luis Miguel y su estúpido disco donde “rebosa de una voz hermosa para cantar villancicos” y no ven que al “sol de Mexico” ni le guste la navidad pero le deja buenas ganancias, los almacenes tapizan sus vitrinas gritando “oferta”, la violencia se incrementa al paso que el trafico se hace mas y mas insoportable al acercarse el 24 y las frustraciones porque la plata no alcanza el primero de enero. Todo este año es “estupendo”, “maravilloso”, “jamas han tenido un mejor año que este”… 

Dan una pausa a sus problemas y diferencias “por el espíritu navideño”, hipócritas, que esconden lo que verdaderamente quieren y comparten un vaso de ponche o una taza de chocolate con quien ojala no vean todo el año que viene. 

Oh si… navidad.

Consumismo, lleno de buenos deseos… y ojala sus buenos deseos me ayuden porque las acciones que demuestre que en realidad se preocupan o les importa JAMAS se ven, nunca se sienten y todos las esperan. Yo deseo que se acabe el hambre pero nunca he hecho nada para que eso se lleve a cabo, es igual que las “mises” de cualquier concurso de belleza “paz mundial”… y al entregarle la corona jamas se vuelve a saber de ello (salvo si eres Alicia Machado engordas y bajas de peso para luego sacar un videito…).

Pero eso si, “que la paz del Señor este siempre con ustedes, que el espíritu de la navidad viva siempre en su corazón y nunca les falte los buenos deseos”.

Navidad, esa época del año en donde yo soy el desubicado, “el que no siente el espíritu” porque simplemente detesto ver que en estos 15 días se comporten como deberían de hacerlo TODO EL AÑO, AÑO TRAS AÑO. Se mientan la madre dentro del trafico pero se abrazan al encontrarse en un centro comercial.

Pero el raro soy yo. Así que si llegaron hasta este punto “feliz navidad” #sarcasmo (mejor cambien y si son unos hipócritas estas fiestas, sean hipócritas en todas no solo en las que escogen.)

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s