Los diferentes infiernos


Es curioso el observar las diferentes imágenes que produce en la mente la palabra “infierno” en las personas, el denominador común es una zona tétrica, calurosa que arde en llamas, latigazos sonando, gritos, lamentos, dolor… en resumen: MIEDO.

Pero para mi el miedo no es el factor común en el infierno, lo malo no nos atrae por feo, nos atrae porque simplemente es llamativo, fácil, tentador, nos incita a seguir ahí a no querernos ir, eso es el infierno. Para cada uno es diferente.

¿Por que diferente?, pues porque para el loco que le gusta vivir entre el fuego que pase en un cuarto ardiendo y ver que almas son incendiadas constantemente sera unas buenas vacaciones, para un masoquista pasar siendo golpeado hasta el borde de la muerte para simplemente intentarlo mañana…

El infierno se abre en el momento en que somos colocados entre la espada y la pared, ya sea por una mentira, por un engaño; en esos segundos nuestra conciencia asimila, observa todo lo que hemos perdido, evalúa instantáneamente el costo de nuestras acciones y nos hace sentir ese pesar entre el pecho y la espalda, difícil de explicar.

El infierno se desata cuando nos toca lidiar con un trabajo que no nos gusta, hacer cosas que no queremos, tratar con gente indeseable, realizar una rutina que nos abruma, consume y deteriora, el infierno es conformarnos con lo que tenemos sin buscar una forma de como mejorar o cambiar.

Viendo siendo similar a no ser comprendidos, ¿como se siente cuando se esta completamente solo?, imaginen hacer algo significativamente importante, entender algo que nadie ha logrado y no tener con quien compartirlo, sentirse y seguir perdido porque a nadie le interesa mas que el bienestar propio, pero queremos que se preocupen por nosotros… ¿un tanto egoísta no?.

Verán no hace mucho un compañero en una clase es el designado especial para realizar los apuntes, en eso alzo la voz diciendo “ustedes deberían de comprarme los útiles”, a lo que respondimos amablemente: “nos empezaras a pagar por las cenas, transporte, las explicaciones privadas…” fue  una lista que le vi en la cara que hubiera querido morirse pequeño. Eso es el infierno el querer salir corriendo de alguna consecuencia sin poder hacerlo, el tener que verlo de frente y sentirse completamente vulnerable.

El infierno no sera eterno, porque no necesitamos una eternidad para entender lo que esta mal, lo que esta mal con estas pequeñas acciones lo entendemos, repito, inmediatamente, no podemos hacer nada bien mientras estamos en ese estado, por lo que no podemos pasar mucho tiempo en el, ¿por que?, increíble que se lo estén preguntando, pero me encanta causar esa sensación de saber algo que muchos no saben, simplemente porque necesitamos catarsis, nuestra conciencia nos dicta muchas veces que debemos enmendar el mal que hicimos, por lo que debemos regresar en cuanto antes de ese lugar para realizar bien las cosas.

Por eso para mi el infierno es un lugar de castigo, pero no para vivir; estaremos ahí cuando debamos estar y regresaremos cuantas veces necesitemos regresar.

No por miedo, simplemente no lo sabemos todo y probablemente no haremos todo bien aunque creamos que sí… El infierno como un lugar necesario.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s