La eterna batalla


Imagino que somos luchadores por naturaleza, al fin y al cabo la lucha inicia casi desde que nacemos, luchar por aprender a distinguir el frió del calor, el día de la noche, el hambre del sueño… no se vuelve mas sencillo a medida que crecemos.

Aprendemos a diferenciar las palabras según el idioma de nuestra área geográfica y nuestro mundo se inicia a expandir, de nuestros padres  y casa pasamos a un colegio con compañeros, maestros, directores, pilotos de bus, dependientes de tienda… el mundo sigue creciendo; hay mas y mas carreteras, trabajos, oficios, lugares. Pasamos por las clases asignadas, leer y escribir ya son armas que todos tienen, necesitamos nuevas armas, mejor si son diferentes.

Vemos que compañeros son buenos pintando, otros haciendo música, en deportes, otros saben de todo lo que hay que saber en cada clase… y estamos nosotros aun averiguando en lo que somos buenos.

Pasan los años, la disciplina es otra arma que todos tienen, pasión, dedicación, ideas ¿como competir contra lo que para todos es normal?

Hora de elegir carrera, las clases se incrementan, a eso se le suman las relaciones sentimentales, aprender a manejar los rechazos, quizá haber superado enfermedades como sarampión, varicela o alguna otra cosa rara que solo a los niños les da, nuevamente es hora de elegir carrera, ahora en la universidad, si la suerte te acompaña quizá ya sepas que quieres o debes estudiar, has pasado tu vida metido entre responsabilidades que vienen con un manual de instrucciones cada año, si tienes mala suerte te toca elegir carrera aparte de trabajar; si la mala suerte es mayor trabajaras en algo que no tiene nada que ver con lo que decidiste estudiar pero la vida sigue.

A este punto muchos ya tienen definido que harán, o ya están encaminados; de igual forma estas en el mismo barco que solo tiene una dirección: “hacia adelante, no hay marcha atrás”, tu futuro se esta construyendo hoy.

Entre relaciones sentimentales, traiciones, problemas de dinero tu vida se desarrolla, batalla tras batalla, lección tras lección posiblemente aprendiste a ser cauto o bien impulsivo, o eres de esa especie rara que tiene un balance místico difícil de identificar como una gema preciosa de la que todos hablan pero que nunca nadie ha visto, solo sospechan que existe… no puede ser, tanta buena suerte no puede ser que tú, de todos los humanos que hay… ¿tu? ¿un ser especial?, creciste con eso desde que aprendiste a reconocer palabras que salían de tu mama: “eres único”, “eres especial” pero luego de tanta guerra ¿es posible?.

No eres alto, no estas en forma… ¿que especial puedes tener?, el poder de casi llegar a los 40 y estar consciente porque nunca te has embriagado y has vivido cada pendejada plenamente anuente de lo que estas haciendo ¿es eso un privilegio o una reverenda estupidez?. En fin, acá estas parado en la puerta de los 40 años aun averiguando en lo que eres bueno.

Deberías de estar casado, tener un hijo, haber escrito un libro, plantado un árbol, pero no… lo que te ha tocado es:

  • Lidear con personas enfermas que posiblemente mas de alguna ya murió
  • Manejar deudas (tarjetas de crédito, prestamos…  tu carro)
  • Sobrellevar relaciones fracasadas, porque terminaste tu o te terminaron a ti
  • Citas con el dentista
  • Manejar los despidos laborales
  • Despedir personas
  • Estar hospitalizado
  • Manejar los seguros (de vehículo, de vida… son la misma cosa)
  • Tocar fondo
  • Abrazar el éxito
  • saber lo que vale un “te quiero”
  • saber lo que duele una traición
  • haber traicionado
  • haber sido traicionado
  • estar desempleado
  • dejar desempleado a alguien
  • tener hambre
  • tener frió
  • entregar el corazón
  • sentir que te quitan el corazón
  • haber fallado
  • haber fracasado
  • llorar
  • ver a la persona que mas quieres llorar
  • hacer reír
  • reír
  • entender la desesperanza
  • entender la soledad
  • quizá sepas cocinar (o al menos no morirte de hambre)
  • Sentir el usar un traje
  • dar gracias
  • que te den las gracias

Si esperabas ver títulos académicos o logros profesionales… lo lamento, la mayoría hoy ostenta de eso y no por eso son personas completas, hay muchos que creen que viajando, comprando, gastando es sinónimo de éxito y poder pero son pocos los que dan sin recibir nada a cambio por solo el placer de hacerlo porque saben lo que cuesta.

Nuestra lucha quizá no sea de conquistar el mundo (Alo Hitler), o encontrar el secreto del ADN, posiblemente nuestro tiempo no pase de 30, 40 o 50 años sin muchas adquisiciones materiales, pero dejaremos una huella imborrable en mas de alguna persona al enseñarles algo que tardamos en aprender 1, 2, 5 o 10 años, para que sepan el costo, sin que tengan que pasar por lo que nosotros pasamos, esa es la verdadera batalla, esa es la verdadera herencia.

Ser bueno es lo especial en un mundo egoísta, porque ser bueno es lo mas caro.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s