17 de Febrero


Arranca una fase, y no es por el año. La necesidad obliga a forzar este nuevo inicio y como cualquier cosa que se fuerza, trae sorpresas.

Para bien o para mal, cada sorpresa es inesperada cada una trae su propia dosis de adrenalina, frustración, satisfacción… es compleja.

Cuando entre a mi primer trabajo sin saber que esperar, sin saber que sucedería, sin saber que hacer. Solamente confiando en mis “habilidades” que creía que tenia y hacerle frente. Fue particularmente difícil poder “entender” que mi jefe era quien tomaba las decisiones; basado en que si eran buenas eran suyas y si eran malas eran porque yo no lo prevé con anterioridad. Divago, tantas cosas que fueron mi culpa como muchas otras de él, mi ciclo termino ahí luego de la presentación de la que creía era la más grande idea jamás concebida… y hoy que la leo no estaba mal, simplemente tenia demasiado ego para tomarse en cuenta.

Mi segundo lugar de trabajo se baso en encontrarlo por mejorar mis ingresos mensuales, como todos saben era un jefe distinto, un ambiente distinto y un ambiente distinto… pobre bastardo, lo que no identifique es que el negocio se venia abajo y entre a un bote que tenía peor destino que el titanic.

Acá fue diferente, mi habilidad fue mejor apreciada, o quizá la vendí mejor, ya no importa, los compañeros se fueron volviendo amigos, los retractores en aliados y si, hice enemigos también. Descubrí que las prioridades son distintas para cada persona, aun en la misma empresa los objetivos no son están alineados; muchas veces porque nuestra posición en el organigrama no me permitía ver la carga que tenían los otros o a que responsabilidades respondían… ellos se volvieron “enemigos” porque a mis ojos no seguían el camino indicado. Hoy esta empresa no existe más, dejo a muchos con sus prestaciones pendientes sin remedio, otros tantos fueron pagados con ropa (del mismo negocio que era a lo que se dedicaban), no hace mucho unos anuncios tipo “spam” que aparecen de cuando el cuándo el bloqueador de mi navegador no los detecta automáticamente, leí que la dueña esta en un nuevo “negocio” que permite a madres solteras tener muchos buenos ingresos trabajando desde su casa.

Admito que es valiente porque, aunque muchos sabemos su nombre se animo a usarlo para esta nueva estafa que sin duda le esta funcionando, porque si no, no podría pagar esos anuncios.

Para mi tercer empleo, logre moverme antes que el “titanic” llegara a su cubo de hielo en este caso llamado control de aduanas-fisco-impuestos, llegara salte a una macroempresa, acepte iniciar de abajo, mi objetivo era ser parte de esta gran empresa, pensé que era un mundo de posibilidades. Y así fue, al cabo de un año por mi propia capacidad ya era coordinador de mi área, seis meses después estaba en otro puesto y un año después fui nombrado jefe de ese departamento… la vida era buena. Tenia novia y estaba muy “feliz” no sabia que la “falla de san Andrés” estaba por suceder.

Cambiaron a mi jefe, que se había convertido en mi mentor, no pude lograr irme a su área y al estar encargado de un proyecto no acepte trasladarme a otro departamento… grave error. El nuevo jefe digamos no era a mi ojo “competente” y tenia un grupo de “compañeros” que habían formado relación desde su inicio. Yo era la oveja negra porque criticaba cada paso que daba para “avanzar” en mi área, preveía los errores que sucederían al hacer nuevas implementaciones, me enojaba por cambios sin aviso que imponía a mi departamento, libere tensión participando en otras actividades que la empresa brindaba: retiros gerenciales de 3 días, caminatas para formar líderes, cenas de inducción. Trataba de mantenerme alejado de ese mal ambiente que mi jefe parecía crearme solo a mí.

Pero el que busca encuentra, antes de yo ser jefe cometí un error astronómico, sentí que era muy similar al ingeniero que defendió las juntas tóricas del transbordador challenger (recuerdan ese en que murió la primera maestra que iría como turista espacial) no murió nadie por si lo están pensando, pero yo lo senti muy similar. Este error sería el que acelero mi salida de esta empresa.

Al haber comentado en una reunión publica a mi jefe, diciendo que su implementación estaba condenada al fracaso prácticamente, la recriminación de alguien con poder no tiene tregua, esculco en mis horarios de entrada y salida, el cumplimiento a los controles que tenía asignados, la relación con el personal que yo tenia a mi cargo junto a la interacción con departamentos que trabajaban horizontalmente conmigo. Nada

Busco faltas en eventos que la empresa organizaba, mala actitud, errores en los procesos actuales… y nada. Así que fue un poco atrás y encontró que cuando no teníamos ninguna relación sucedió mi error, prácticamente cuando el problema fue de alguien mas sin estar vinculado a él… de eso se agarro y amablemente pidieron mi salida, acepte de mala gana.

A mi defensa (que como soy el que narra esta aventura me doy el derecho) recientemente para esas fechas en la empresa sufrimos de otro error que nos dejo sin correo por mas de un mes a toda la corporación, imaginen una empresa de telecomunicaciones sin correo por mas de un mes… pero nadie fue despedido por eso. En fin, 2.5 años después de mi garrafal error yo salí de esta empresa.

Fue difícil encontrar empleo, entre como segunda opción a una empresa farmacéutica que estaba surgiendo, tenia carta blanca para mi trabajo y eso hice, pero la empresa estaba condenada, 6 meses sin paga y sin vista a que mejorara, decidí emprender un nuevo rumbo, y es desde donde escribo estas líneas. Hoy me encuentro en una empresa transnacional que pese a que tiene problemas (como toda empresa) me siento la mayor parte del tiempo “cómodo” y acepto su forma de comportarse.

Mi tolerancia no se basa en un acomodo, si no en resultados. Y si no les gusta es porque no los ven o no me han dicho que los cambien, ya he estado al borde que me digan “muchas gracias” y por ego me he dado el lujo de “hacerlos cambiar de opinión”.

Saben, he aprendido que alguien que sabe pensar por si mismo, no necesita jefe, necesita un mentor porque su enfoque debe de estar continuamente siendo orientado, porque aun sin necesitar un estricto control de calidad para sus tareas, tiende a divagar entre cosas que este tipo de personas considera importante sin alcanzar a ver el cuadro completo.

Bueno, eso fue la parte laboral, ahora la parte dura es que en lo que salía de la gran empresa de telecomunicaciones mi novia de ese entonces decidido dejarme, sin saber que me despedían, ¿el argumento? Si usted amigo hombre que lee esto esta pensando en que la hizo llegar a eso… le contesto que no lo sé, según yo veníamos estando bien, y si a usted lo han dejado en las mismas condiciones se identificara con eso, ahora si usted amiga lectora leyó lo que escribí seguro puede pensar “algo hizo” para que ella hiciera eso; siendo esta la única y suficiente razón para llegar a esa conclusión.

Como aparentemente no soy normal, al inicio de nuestra relación yo solo pedí una cosa y cito “si en algún momento tu encuentras a alguien que consideres que sea mejor que yo, dímelo y entenderé” , el día que terminamos aun le pregunte si me dejaba por nadie más, ella juro que no era así. Hasta que la encontré, tres meses después que me dejo ella se casó.

¿Qué si dolió?

Si, terriblemente

¿Cómo me repuse?

La verdad no creo tener la respuesta, solo entendí que nadie debe estar con alguien a la fuerza, por necesidad, compromiso u obligación.

¿Qué es de ella?

Es madre de una preciosa niña.

¿Cómo se eso?

El mundo es un pañuelo, y la vida me ha dado la oportunidad de ver a quienes han y son importantes para mí en algún otro momento.

¿volvería con ella?

No, y no es porque sea mamá.  Simplemente porque ella decidido que yo no era lo mejor para ella ¿Por qué debo pensar que si ella era para mí? (recuerdan: nadie debe estar con alguien por compromiso, obligación…)

Fue un golpe difícil, y aunque pase un tiempo mal, fue una dama la que me ayudo a entender que si podría existir alguien para mi, y esa amigos es otra historia, porque después de estar en contacto casi 5 años hoy por decisión mia ya no tenemos comunicación.

¿Qué qué?

Si, uno hace estupideces.

¿Por qué no trate de reconciliarme?

Si, varias veces

¿Qué tan importante es para mí?

… … … uno no puede tener siempre todo lo que quiere

¿si sabes de tu ex sabes de ella?

Pues, el mundo es un pañuelo y uno nunca sabe a quien le cuenta uno sus penas, puede que al quien se la contó, conozca a un amigo, que conozca un amigo, que conozca al presidente y el presidente tenga cita con ella… y como le conmovió tanto la historia, sea una anécdota que identifique y puff!!! ocurra el milagro.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.